01 julio 2013

Pinochos...




Supongo que todos recordáis el cuento de Pinocho, el famoso muñeco de madera que quería ser un niño de verdad y que no podía mentir porque, al hacerlo, su nariz crecía y Gepetto, su "padre", le descubría. Pues bien, parece ser que algo de verdad había en su pequeño "problema" con las mentiras. Hace unos meses, unos investigadores de la Universidad de Granada, anunciaban su descubrimiento de lo que ellos han denominado el "efecto Pinocho". Al parecer, cuando mentimos, la nariz no aumenta de tamaño (como le pasaba a Pinocho) pero sí que aumenta su temperatura. 

Cuando me encontré con estos "Pinochos" pensé en aquel curioso descubrimiento e, inevitablemente, me acordé de  todos aquellos "personajes"  que se empeñan en hacernos creer que están haciendo todo lo que está en sus manos para que todos tengamos trabajo, hogar, sanidad y una educación digna. Seguro que los termógrafos se dispararían registrando la gran cantidad de mentiras que cada día nos hacen creer. Os dejo pues, una imagen de los verdaderos títeres de un sistema cada vez más obsoleto e injusto...

Saludos!
  
  
  

5 comentarios:

rainer dijo...

Buena reflexión, Paco...

Vicen Sala Giner dijo...

Una gran reflexión, lastima que nadie piense en ello!...me encanta la foto.

Pepe Mengual dijo...

Ese Pinocho que ademas de la nariz que le delataba tenia la "virtud" de ser bastante inconsciente, que olvidaba de había nacido dependiendo de que alguien moviese los hilos para que el bailase a su gusto.

Mira que si vamos a tener que buscar un Pepito Grillo para cada político inconsciente...

Nuri dijo...

Ets un geni, cosinet!!!!
Petons i records a les teves floretes! ;)

Marian dijo...

Molt bona reflexió...i que foto més creativa!

Publicar un comentario en la entrada

 

Francisco Catalá - Photography © 2009.