25 enero 2015

Almost blue...






La luz de la tarde se desvanece suavemente y, casi sin darme cuenta, todo queda en la más completa oscuridad. Tan sólo el ritmo de mis pasos, que intentan adivinar torpemente el camino de vuelta, rompen el silencio. Miro atrás y me detengo para contemplar, por última vez, el resplandor que todavía dibuja la fina silueta de las montañas en el horizonte y que, poco a poco, he ido dejando atrás.  

Suena "Almost blue". De nuevo la triste y desgarradora trompeta de Chet Baker, me hace revivir la soledad de esos instantes tan efímeros que se desvanecen, como el sonido de su trompeta, en la oscuridad de la noche.

Saludos...
  
  

22 enero 2015

Dialogos con la arquitectura...







Las grandes ciudades son ecosistemas extraños para mí. No suelo moverme mucho por ellas y, cuando lo hago, observo con enorme curiosidad ese inmenso hábitat de hormigón tan complejo para mí. En ellas se establecen complicadas relaciones que me fascinan y que llaman, irremediablemente, mi atención. Diálogos imposibles entre arquitectura y naturaleza, que compiten por el espacio en proyectos millonarios que catapultan a la fama a arquitectos y políticos que, delirantes de poder y omnipotencia, juegan con el dinero y las ilusiones de los ciudadanos. Diálogos que, al final, acaban convirtiéndose en simples y absurdas metáforas de ciudades que deberían garantizar el techo a las personas y no limitarse a ser el escenario de los sueños megalómanos de unos pocos.

Saludos...
  
  

20 enero 2015

¿Evolución?...




Es curioso. Hace unos años, cuando salía a hacer fotos, fotografiaba casi siempre en color y cuando alguna imagen me pedía blanco y negro, lo que hacía era procesar el raw y obtener la versión monócroma que quería. De hecho, según dicen (tampoco me preocupa demasiado), es la mejor manera de obtener un buen blanco y negro. 

El caso es que, con el tiempo, mi forma de trabajar ha ido cambiando. Como cada vez me llevo peor con la informática (bueno, en realidad es cuestión de prioridades: prefiero pasar más tiempo haciendo fotos que delante del ordenador...), desde hace bastante tiempo, me gusta hacer blanco y negro directo de cámara realizando los ajustes en cámara para obtener la imagen que busco. Por esa razón y por mi debilidad por el blanco y negro, llevo casi siempre la cámara configurada para fotografiar en monócromo y sólo cuando una imagen me pide color, cambio la configuración y la hago en color. 

De hecho, el día de la imagen que os muestro fue uno de esos días en el que casi el 90% de las imágenes fueron en blanco y negro. Pero, con las últimas luces, las tonalidades cálidas me pedían intentar algo en color y ésta fue la versión en color de toda la serie que hice en blanco y negro.  

¿Evolución? Pues no lo sé. Es posible que a muchos de vosotros os parezca, incluso, todo lo contrario. Lo que sí sé es que mi visión ha cambiado y, en consecuencia, mi forma de trabajar las imágenes también. Creo que, poco a poco, me ido cansando de tanto colorín y ahora me seduce más la fuerza y el dramatismo de un blanco y negro. Pero, como siempre, es cuestión de gustos...

Saludos!




15 enero 2015

Nuevo año, nuevos retos...



Hasselblad 500 CM, Carl Zeiss 80mm f2.8 T* Planar, Ildford Fp4+, D-76 1:1



Hay imágenes que tienen un significado muy especial para nosotros y que, de alguna manera, nos marcan. Y no es por su composición, belleza o lugar en el que están hechas, sino porque reflejan algún momento o situación pesonal. Es el caso de la imagen que hoy quería mostraros. 

Hace tiempo retomé un camino que abandoné precipitadamente con la llegada de la tecnología digital. Me refiero a la fotografía química o analógica, la fotografía que siempre había hecho y que, por las circunstancias del momento, dejé a un lado para dejarme arrastrar, como la mayoría, ante la fiebre de los megapíxeles. 

Después de todos estos años con la digital y después de miles de imágenes llenando discos duros, sentía que necesitaba un cambio importante. Un cambio que me permitiera conectar, de una manera mucho más íntima, con mi proceso fotográfico y, en definitiva, con las imágenes que hacía. La decisión estaba tomada: necesitaba volver a trabajar cómo lo hacía antes en analógico es decir, seleccionando más, disparando muchas menos fotos y sentir las mismas sensaciones que cuando disparaba película. 

Hoy, después de unos cuantos rollos de película y algún que otro taller de revelado (gracias Vicent!, gracias AFX!), puedo decir que la fotografía tradicional o química, tiene algo que te atrapa desde el primer momento. Por supuesto, todo es mucho más lento, trabajoso e, incluso, artesanal pero es un proceso super-apasionante en el que mimas cada imagen desde que la piensas hasta que la ves aparecer en el cuarto oscuro.

Hoy os dejo la primera imagen que hice con la Hassel, una imagen que, como os decía, quizás no sea nada del otro mundo pero que tiene un significado muy especial para mí porque señala el principio de esta nueva etapa.

Saludos!
   
   
  

24 noviembre 2014

Autumn leaves...





De nuevo otoño. La naturaleza sigue su ciclo y los árboles, como cada año, se van despojando de sus hojas que, poco a poco, tapizan el bosque. Algunas encuentran reposo sobre las rocas mientras otras van cayendo sobre el lecho del riachuelo, quedando a merced de la corriente. Me quedo unos minutos observando el deambular de las hojas, intentando descifrar el enigmático camino que van recorriendo hasta quedar presas sobre alguna roca de la orilla. Las ramas reflejadas parecen intentar, a duras penas, retenerlas unos minutos más, como resistiéndose a perderlas para siempre.

Mientras escucho el sonido de las hojas, pienso en un otoño que prometía imágenes de lugares idílicos pero que, al final, no pudo ser. Un otoño inusual y, tal vez, extraño que me ha hecho regresar a algunos rincones que tantas veces he frecuentado y que, casi siempre, se traduce en alguna imagen y buenas sensaciones. Y es que, a veces, lo que importa no es el lugar donde fotografiamos, sino lo que sentimos cuando lo hacemos. 

Mientras pienso en todo esto, suena Miles Davis y, sin poder evitarlo, empiezo a soñar con el próximo otoño...

Saludos!



 

Francisco Catalá - Photography © 2009.